El sector agrícola y con él la industria de las frutas y verduras tiene un peso importante en la economía marroquí y es el sector que más población ocupa, con una gran diferencia sobre el resto. Marruecos es un país donde casi el 80% de la población rural vive de la agricultura y el 40% de la población activa está empleada en el sector agrícola.

En lo que concierne a las frutas y verduras, la producción permite alimentar parte de las exportaciones del país, ofreciendo igualmente importantes oportunidades a la industria agroalimentaria local. Además, el 90% de las frutas y verduras que se consumen en Marruecos vienen del mercado local mientras que el 10% restante se trata de productos de importación.

Con respecto a los factores de compra, destacan de este estudio varias conclusiones. El factor decisorio de compra para el consumidor marroquí medio es el precio. Factores como el envase, embalaje o marca son claramente secundarios en dicha decisión y el país de procedencia de las frutas y hortalizas consumidas es muy poco relevante; en la mayor parte de los casos el consumidor no relaciona el producto con su origen, o lo hace equivocadamente. En relación al lugar de la compra, el supermercado es el elegido si el cliente busca la facilidad y la practicidad en el proceso de compra. Sin embargo es el mercado y la tienda tradicional (“epicerie”) el lugar elegido con mayor frecuencia por el consumidor. En lo concerniente a la distribución de las frutas y verduras, este sector se caracteriza por la multiplicidad de canales de distribución.

En cuanto a las problemáticas detectadas en el sector, destaca por encima del resto el gran peso de la economía sumergida y de los “trichers”, lo que implica una competencia agresiva y en numerosas ocasiones desleal.
En relación a las oportunidades de negocio significativas para las empresas españolas, Marruecos ofrece ventajas derivadas no sólo de la cercanía geográfica y complementariedad de las economías, sino también de las sucesivas rebajas arancelarias que han culminado en 2012, fruto de la aplicación, a partir de marzo de 2000, del Acuerdo de Asociación con la UE. Marruecos es el principal destino de las exportaciones españolas a África. España es, además, el primer país proveedor de Marruecos, seguido de Francia. Con todo ello, podemos deducir que la acogida de los productos españoles en el país es positiva con carácter general.

Respecto al sector de las frutas y verduras, las oportunidades para las empresas españolas se pueden agrupar en dos bloques. Por un lado, las oportunidades comerciales, que se encuentran más del lado de las frutas que del lado de las verduras pues éstas últimas se producen en candad más que suficiente en Marruecos. Dentro de las frutas, las frutas tropicales y las frutas de fuera de temporada son las que más oportunidades pueden ofrecer, como resulta lógico, las mayores oportunidades quedan delimitadas a las variedades de frutas en las que Marruecos tiene escasa producción. También dentro del área comercial, los insumos necesarios para la producción de frutas y verduras también pueden presentar oportunidades. Debemos señalar que en este mercado casi todo lo que se consume es local, por lo que estamos hablando de un mercado de nicho y en las oportunidades que se detectan van por tanto, en consecuencia. Por otro lado, también se perciben oportunidades desde el área de inversión. En este sentido se trata de aprovechar las ventajas productivas que ofrece Marruecos para producir en el país alaouí y exportar a terceros países la producción.

Acceda al documento completo aquí debajo. Pdf de 72 páginas. Estudio de Mercado. 

Agradecimientos a

icex

Fuente: ICEX . Estudios de Mercado. Resumen Ejecutivo
Autor: María Asensio Fraile. Supervisión de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en París.
Publicación: 2013