Si la climatología no lo impide, esta podría ser la mejor campaña de los últimos 10 años.

Los mayoristas de Mercabarna esperan vender más de 14 millones de calçots, sobre todo certificados de Valls y del Barcelonès, hasta abril.

La mitad provendrán del IGP del Camp de Tarragona, un producto muy apreciado por los minoristas.
El Barcelonès es el segundo gran origen con un calçot de mucha calidad.

El inicio de la exportación y la creciente demanda interior incrementaron en un 25% la venta en la última temporada, superando de largo todas las previsiones.

Barcelona, ​​19 de febrero ’18 .- Los mayoristas hortofrutícolas de Mercabarna especializados en calçots prevén incrementar las ventas de la preciada cebolla entre un 5 y 8% esta temporada, que se prolongará hasta el mes de abril y situarse por encima de los 14 millones de unidades comercializadas, la que podría ser la cifra más alta de los últimos 10 años. La venta de calçots en el mercado mayorista de Mercabarna experimentaba la última temporada un espectacular crecimiento de un 25%. Pasaba de los 11,3 millones de unidades comercializadas durante la temporada 2015- 2016 (De octubre a abril) a los 14,2 millones en la campaña 2016 a 2.017. Los mayoristas atribuyen el incremento a la creciente demanda interior – catalana y también del resto del Estado – y el incremento de las exportaciones a algunos países europeos. Las exportaciones de calçots pasarán del 5%, del año pasado, al 15% en esta campaña, según las estimaciones del Gremio de Mayoristas de Frutas y Hortalizas (AGEM).

“Esperamos una buena temporada para la calidad del producto, la tendencia de precios muy estables y también por la demanda creciente. Ahora confiamos en que el tiempo no estropee las previsiones y seguimos teniendo buen producto”, explica Josep Pañella, uno de los cerca de los cincuenta mayoristas especializados en calçots del Mercado Central. Si durante los últimos años, la distribución de calçots en el mercado mayorista se estabilizaba entre los 11 y 12 millones de unidades por temporada, la última temporada, 2.016-2.017, marcaba un punto de inflexión. Se comercializaron 14,2 millones de unidades, un volumen sin precedentes.

Según estimaciones del Gremio Mayorista de Frutas y Hortalizas de Mercabarna (AGEM), del total comercializado, entre un 25% y un 30% se destinará a restauración. En cuanto al negocio exterior, se prevé que en esta campaña se pase del 5%, de la última campaña, al 15%, gracias al significativo incremento de distribución sobre todo en el mercado londinense, donde el calçot está cuajando en la restauración y tiendas de productos alimentarios selectos. El resto de países receptores de los calçots catalanes son Francia, Bélgica, Alemania. También en España crece el interés por los calçots, la restauración de Madrid y Zaragoza son ya destinos habituales de esta cebolla, conjuntamente con las Islas Baleares.

Mayoristas de Mercabarna

Más de 7 millones de calçots certificados

La cincuentena de cultivadores del Calçot de Valls prevén que, de la producción total certificada – alrededor de 13 millones de unidades esta campaña -, un 60%, es decir, poco más de 7 millones, se vendan en el Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Mercabarna, una de las plataformas principales para la distribución de este producto. Las comarcas del Alt Camp, Baix Camp, Tarragonès y Baix Penedès, que integran la Indicación Geográfica Protegida (IGP) del Calçot de Valls, representan el primer origen de los calçots en Mercabarna.

El secretario del IGP, Joan Antoni Linares Torres, explica que “Tenemos una muy buena temporada con buen producto. El calçot agradece el frío, hace que crezca más escalonadamente y tengamos una producción más regular durante toda la campaña “. Por su banca, Eva Cano, miembro de AGEM especializada en calçots explica que “El calçot de Valls es un producto muy valorado por los minoristas”.

Orígenes de los calçots

En cuanto a los orígenes de los calçots que encontramos en el mercado mayorista, el primero es el Campo de Tarragona con la IGP del Calçot de Valls, de donde llegan casi un 60% de las unidades certificadas que se producen. En el tiempo que llevamos de temporada, los mayoristas ya han vendido unos 3,7 millones de calçots de Valls. El segundo gran origen son las comarcas de Barcelona, con Barcelona a la cabeza, seguido por el Maresme y los Vallesos Oriental y Occidental. El calçot del Barcelonès, aunque no está sujeto a estándares de calidad, cuenta con una larga trayectoria de cultivo y los cultivos destacan por su calidad. La cebolla que llega de Lleida es la temprana y abre la temporada a finales de octubre.

Una hortaliza de temporada y de proximidad

Por otra parte, para los mayoristas, el éxito creciente de los calçots en el mercado interior radica también en el hecho de que además de la festiva calçotada, los catalanes lo consumen cada vez más, como una sabrosa hortaliza de temporada y de proximidad, valores apreciados por el consumidor. Esto hace que cada vez se encuentre más presente en los menús familiares con preparaciones diferentes, a la llama, ya sea al horno, al micro o rebozados. En este sentido desde AGEM se recuerda que “Desde hace varias temporadas los Mayoristas de Mercabarna, con la colaboración del Gremio de Detallistas de Frutas y Hortalizas de Barcelona desarrollamos campañas de promoción para dar a conocer otras maneras de cocinar el calçot y conseguir una presencia más regular en la mesa como producto de temporada, más allá de su formato festivo y de celebración. Creemos que estas acciones también han hecho su efecto “.

En esta campaña, además, el frío de momento está favoreciendo un producto de mucha calidad, con un calçot grueso y firme, y un crecimiento escalonado durante la temporada, especialmente en el Camp de Tarragona. En cuanto al calçot del Barcelonés, sobre todo de la zona del Baix Llobregat, la producción se ha incrementado en más de un 15% en relación a la temporada anterior.

El calçot se encuentra en los mercados exclusivamente durante los meses de su temporada natural de producción en Cataluña. Mantiene este aspecto tradicional ante muchas frutas y verduras que ya se consumen durante todo el año gracias a la importación. Aunque esta exitosa cebolla empieza a cosechar a finales de octubre, el momento álgido llega ahora, en invierno y hasta principios de abril.

AGEM

Escrito por: AGEM
Gremio de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de Barcelona y Provincia
Mercabarna
Datos: Febrero 2018