El canal mayorista distribuye
el 40 % de la fruta y hortaliza en España.

El Ministerio de Agricultura ignora a los mayoristas de frutas y hortalizas en la elaboración del código de buenas prácticas mercantiles en la contratación alimentaria.

Los empresarios mayoristas hortofrutícolas se sienten
“una vez más discriminados y agraviados” por la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria

Los mayoristas quieren ser reconocidos como la parte relevante que son de la cadena alimentaria, al igual que productores, gran distribución e industria.

“Sólo hemos tenido conocimiento del Código a través del BOE”,
aseguran el presidente y el vicepresidente de COEMFE, Andrés Suárez y Jaume Flores Tort.

Madrid, febrero 2016.- La Confederación Nacional de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de España (COEMFE), colectivo que reúne a los empresarios de 13 Mercados Centrales de Frutas de la red Mercasa en toda España, recrimina al Ministerio de Agricultura que ignore el sector mayorista de Frutas y Hortalizas de los mercas en la elaboración del Código de Buenas Prácticas Mercantiles. El Código está previsto en la Ley de Cadena de Mejora Alimentaria considerada por COEMFE una norma “asimétrica e injusta con el canal mayorista”.

Desde COEMFE, que reúne el 90 % del canal mayorista hortofrutícola español, aseguran que los empresarios se sienten “agraviados y marginados”. Los mayoristas piden ser “reconocidos como el resto de eslabones de la cadena alimentaria” y recuerdan que “más del 40% de la comercialización en España de fruta y hortaliza se realiza a través del canal mayorista”.

El pasado 24 de noviembre de 2015, en base a lo dispuesto en la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, se aprobaba el Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la Contratación Alimentaria, de aplicación en todo el territorio español. El Código se aprobaba con el acuerdo del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y las organizaciones y asociaciones de ámbito superior al de una Comunidad Autónoma, representativas de los operadores de la producción, la industria o la distribución alimentaria.

El Código, de adhesión voluntaria, ha sido suscrito por las Organizaciones Profesionales Agrarias ASAJA, COAG y UPA; Cooperativas Agro-alimentarias de España, la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) y la Asociación Española de Distribuidores de Autoservicio y Supermercados (ASEDAS). Sin embargo, en la elaboración del documento, que establece los principios para las relaciones comerciales entre los diferentes operadores de la cadena, no se tenía en cuenta la participación del canal mayorista hortofrutícola español.

En este sentido, COEMFE manifiesta, “Una vez más, la necesidad de que el canal mayorista sea reconocido por el resto de la cadena y que participe en el Observatorio de la Cadena Alimentaria”.

Para el presidente de COEMFE, Andrés Suárez, “Es sintomático que tampoco se hayan tenido en cuenta las asociaciones de minoristas, el principal cliente de los mercas. Es necesario que se regulen aspectos fundamentales como la legalidad del contrato a comisión y las asimetrías de la ley, así como la exclusión del canal Horeca o que la norma no contemple las exportaciones”. Para el presidente “Es también es preocupante que sector hasta la fecha más inspeccionado, según aparece reflejado en el plan de Control de la AICA, no esté representado ni haya intervenido en la redacción de un Código del que sólo hemos tenido conocimiento a través del BOE”

Oportunidad perdida

Para COEMFE, “Se trata de una oportunidad perdida para avanzar en la adecuada regulación del sector. El Código de Buenas Prácticas difícilmente podrá ser asumido por una parte importante de la cadena –más del 40 % de la fruta y verdura es comercializada a través de los mercas- ya que los mayoristas no han sido tenidos en cuenta ni consultados en su redacción”.