La temporada del higo va desde mediados de agosto hasta finales de octubre

Ya sea como fruta fresca, como ingrediente en ensaladas y platos principales, en pinchos y tapas, o en postres y mermeladas el uso de los higos en la cocina está de moda y crece su presencia en la dieta de los catalanes. Estamos en plena temporada de esta fruta mediterránea, dulce y aromática, que, además, ofrece muchos beneficios para la salud. En 2017, los mayoristas del Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Mercabarna distribuían más de 2.000 toneladas de esta fruta, sobre todo procedente de Alicante y de las distintas provincias de Catalunya, con Barcelona a la cabeza.

Desde el año 2010, los Mayoristas del Mercado Central de Frutas y Hortalizas de Mercabarna han incrementado en un 30 % la distribución de higos frescos. En este período – del año 2010 al 2017 – se ha pasado de un media de 1.500 toneladas anuales, a algo más de 2.100 toneladas, en 2017. El incremento es considerable y de seguir esta tendencia a lo largo del 2018, se confirmaría el auge en el consumo de esta fruta fresca, que ofrece una gran versatilidad gastronómica y muchos beneficios para la salud.

La temporada del higo – no confundir con la breva, primera floración de algunas higueras a principio del verano – empieza en agosto. Hacia finales de este mes, llega a los mercados una de las variedades más apreciadas por los catalanes, la “Cuello de señora” (“Coll de dama”). Se produce en distintas áreas de Cataluña, entre ellas, la más famosa es la producida en las tierras de Alguaire, en la comarca del Segrià en Lleida.

Aunque buena parte de la producción del Segrià se destina a exportación, ya desde origen, a Francia, Alemania e Italia, los higos de Alguaire se comercializan también en el Mercado Mayorista de Mercabarna. Los principales orígenes de los higos de Mercabarna son Alicante, en primer lugar, destacando el Camp d’Elx, con excelentes cultivos de la variedad “Colar”. El segundo origen es Catalunya, con la provincia de Barcelona en primer lugar, donde los cultivos están dedicados especialmente a la variedad “Cuello de señora”.

La temporada de este fruto aromático y dulce, tan arraigado a la cultura alimentaria del área mediterránea, se prolongará, si la climatología no lo impide, hasta finales de octubre.

¿Cómo elegirlo, conservarlo y consumirlo?

En su punto de madurez. Para saber que el fruto está en su punto de madurez para el consumo, el higo no debe estar duro. Debe ceder un poco a la presión de los dedos y debe ser aromático Si se trata de higo de piel negra, cuanto más oscura sea, mejor será la calidad y el dulzor de la fruta. Que el fruto esté un poco arrugado y presente algunas grietas superficiales, también es señal de madurez.

Conservarlo. Una vez en casa, se puede conservar en la nevera un par o tres de días, antes de que empiece a marchitarse.

Entero o pelado. Los higos negros pueden comerse enteros, incluida la piel, tras lavarlo delicadamente con agua o un trapo de cocina. En caso de los higos verdes, es aconsejable no consumir la piel pues contiene látex blanco, que resulta un poco tóxico.

¿Sabías que los higos frescos …

Son un fruto muy antiguo? Estudios paleontológicos estiman que esta fruta podría ser una de las más antiguas del mundo, con unos 65.000 años su antigüedad. Egipcios y Griegos ya lo consumían y en las Antiguas Escrituras ya se hace referencia a este fruto.

Pueden ser verdes, negros o violáceos?
Los higos presentan distintos colores dependiendo de su variedad. Hay higos de piel verde, negra, violácea y blanca. Los más habituales en los mercados son los de piel verde y negra. Los blancos acostumbran a reservarse para hacer higos secos. Una de las variedades más famosas en Catalunya, la “Cuello de señora” puede presentar tanto la piel verde como violácea. Otra variedad muy habitual en los mercados es la “Colar”, sobre todo procedente de Alicante, y su color es negro intenso y brillante.

No engordan?
Seguramente debido a su sabor tan dulce existe la falsa creencia muy difundida de que los higos engordan. Sin embargo, si se consume fresca su aporte calórico no es elevado: 74 calorías por 100 gramos (en el caso del higo seco son 249 calorías por la misma cantidad). Además, según la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, porcentaje de grasas y proteínas es muy reducido.

Tiene valores nutritivos distintos al higo seco? El valor nutritivo de los higos es distinto ya sean frescos o secos. En los secos, los valores nutritivos se multiplican por tres debido a la pérdida de agua. El higo fresco tiene cerca de un 80 % de agua, a diferencia del seco que ésta se reduce al 25%.

Son muy saludables?
Además de energía, los higos aportan mucha fibra (3 gramos por cada ración de 100 gramos), que favorece el tránsito y la salud intestinal. Contiene minerales como el calcio y el magnesio, y vitaminas C y del grupo B, necesaria para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Los higos nos ayudan a mantener los huesos fuertes y las mucosas hidratadas, y, gracias a sus antioxidantes, a combatir en envejeciendo de las células. Además, según estudios recientes, el consumo regular de higos podría prevenir la degeneración macular que afecta especialmente a los adultos mayores de 60 años.

AGEM

Escrito por: AGEM
Gremio de Empresarios Mayoristas de Frutas y Hortalizas de Barcelona y Provincia
Mercabarna
Datos: Septiembre 2018

AGEM - Mayoristas de frutas y hortalizas de Mercabarna - Cerca de ti