Estamos en verano y, algunos con tiempo de ocio o acabando vacaciones. Es buen momento para hacer lo que habitualmente no puedes hacer, ocio aparte, como entrar en las redes sociales, leer noticias on-line, revisar los e-mails acumulados, pasear por las páginas web en las que no podemos invertir tiempo … un magnífico caldo de cultivo para el SPAM. Pero …

¿QUÉ ES EL SPAM?

SPAM: Marca de carne enlatada, típica de los EEUU, que recibían los soldados de sus familiares cuando estaban en el frente, en la 2 guerra mundial. Las grandes cantidades que se recibían dieron paso a lo que ahora conocemos como Spam, la recepción masiva de (basura) correos e información no solicitada.

Eso es lo que ahora llamamos SPAM y tu email, el principal receptor, aunque no es el único. Hace algunos años, nuestro correo electrónico era un elemento básico para relacionarnos con proveedores, clientes y amigos. Actualmente, las redes sociales y las aplicaciones, copan una buena parte de la forma de comunicarnos. El correo electrónico es fundamental para cualquiera de estas maneras de hacerlo. Cada vez que te das de alta en una red social, te piden un e-mail para confirmar que eres quien dices ser. Cada vez que instalas una aplicación en el móvil, cuando accedes a otras páginas y te quieres descargar algo, lo mismo.

No queda aquí. Las famosas Cookies (galletas) que estamos hartos de ver cada vez que visitamos una página, recopilan información “no sensible” sobre nosotros y nuestros hábitos. Es decir, no recogen tu nombre, tus datos de contacto o tu teléfono, sino que “colocan” un pequeño texto indicando que has visitado esa web. ¿Por qué y para qué?.

Generalmente es sólo a nivel estadístico, para saber cuántas visitas está teniendo esa web (Google Analytics), otras son para que puedas compartir contenido en tus redes sociales (Facebook, Twitter, G+, Instagram, Pinterest …), otras son usadas cuando accedes a una tienda on-line, para saber tu nombre y mantenerte conectado, entrar de manera automática, etc, … y no suelen representar ni un problema, ni un peligro.

Entonces, ¿Cuándo aparecen los problemas y/o dónde están los peligros?

Por ejemplo, cuando te piden que te identifiques en una web y lo haces con tu perfil de facebook (o de otra red social). La mayoría no revisa las configuraciones de seguridad de facebook y resto de redes, lo que significa que, podrían publicar en tu perfil, que un artículo determinado te gusta. De hecho, si te fijas, seguro que te has planteado, en más de una ocasión algo así como Qué curioso, ayer estuve buscando en internet … un patín eléctrico para mi hijo (por ejemplo) y hoy, en facebook me salen anuncios de patines, en Amazon, igual, en Google, también … curioso”. Eso es. Curioso y … molesto. Una relación completa de lo que buscas en google, de lo que clicas en una web, de cualquier movimiento que haces en las redes. Lo que nos lleva a un bombardeo de publicidad.

Por otra parte, puede que hayas encontrado en internet algo que te guste y lo quieras descargar, o una sección bloqueada que quieres leer y, para ello, te piden tu email, a cambio de incluirte en una lista. Una vez das tu email, empiezas a recibir correos de publicidad basura de mil sitios distintos, claro que, no habías leído las condiciones de ese Tick que ponía Acepto recibir información de … Pulsa aquí para ver la información completa” . Es así, casi nunca leemos esa información donde aceptamos que nos envíen correos los de esa web y sus amigos (partners).

¿Cómo evitar el SPAM y el bombardeo de publicidad no solicitada?

Te proponemos varias soluciones puntuales, para que uses según el momento y según el sitio que estés visitando. Por supuesto, invertir algo de tu tiempo en tus configuraciones de seguridad de tus redes sociales, es esencial y deberías echarle un vistazo. Así que, aquí tienes unas sugerencias.

SEGURIDAD REDES SOCIALES. Ponemos como ejemplo, Facebook, una de las principales redes. Configura tu seguridad. Edita quién puede ver tus cosas, con quién se comparten tus datos, los inicios de sesión, todo lo puedes ver aquí.

BANCOS: Cierra tus sesiones. Por ejemplo: Entras en la página de tu banco, te identificas, miras lo que quieres mirar y cierras la pestaña de tu navegador. NO HAS CERRADO SESIÓN. Lo que significa que tu cuenta, con tu sesión del banco, sigue abierta. Cualquier banco moderno hace importantes esfuerzos para evitar el pirateo de tus cuentas (Phishing), pero no está de más que pongas de tu parte. Es una costumbre sana. Cuando hayas terminado, busca el botón de Cerrar sesión o Log Out.

EN TU CORREO: Procura revisar los correos y, antes de eliminar los que son spam, ver si cuentan con un texto que dice “Darme de Baja”. Todos los emails deberían tenerlos (los boletines) y lo harán de forma automática. Pulsas ahí y, posiblemente te eliminen de forma automática. Por si acaso, también le puedes decir a tu programa de gestión de emails que ese en particular es SPAM.

¿ES SPAM?: Aunque parezca una pregunta absurda, piensa que no se considera Spam si un día te diste de alta en su web para recibirlo. Así que, si compruebas que es verdad, que un día pusiste tu email en su web, accede a ella, y busca la sección para darte de baja. Si no te aparece, busca la sección para identificarte, poniendo tu email (en el que recibes sus boletines), pide que te envíen la contraseña, si no la recuerdas, y así accederás a tu área de perfil, donde podrás eliminar tus suscripciones.

EVITA PONER TU EMAIL. Una página web que no es de tu confianza o no seguirás visitando, te pide un email para que puedas descargarte algo. Bien, este truco lo llevo usando años y es una maravilla. Pulsas el botón que tienes aquí debajo y accedes a 10 Minute Mail, es gratis y se te creará un correo electrónico que durará 10 minutos. Lo copias y lo pegas en la página que te pide un correo. En unos momentos, te aparecerá el email de confirmación de la página donde te querías descargar algo, pulsas en el correo, lo confirmas y listo.  Si no te llega, siempre le puedes decir “Dame 10 minutos más”. Esa cuenta gratuita se eliminará de forma automática y tu email no sufrirá las consecuencias del spam.

LISTA ROBINSON. Las listas Robinson son ficheros de exclusión donde se registran las personas y empresas que NO desean recibir publicidad. Para hacerlo, deberás acudir a su web (con el botón inferior), darte de alta, poner tus datos y elegir los servicios que quieres que consten para no volver a recibir esa publicidad. Muy útil para evitar los bombardeos telefónicos de luz, agua, gas, telefónicas varias, etc, … Dejarán de llamarte y enviarte SMS, correos en tu buzón, correo electrónico, etc, … Puedes decidir de qué empresas quieres recibirla. Por ejemplo, tu proveedor habitual de telefonía.

Esperamos que los utilices y te sirvan. Si te gusta, comparte el artículo con quien quieras. Si quieres comentar otras soluciones que te han funcionado, serán bien recibidas.