Si eres de los que gusta sorprender a sus comensales y sorprenderte con nuevas formas de cocina sana, este plato lo va a conseguir. Además de sano, como siempre son nuestras recetas, mira los ingredientes y verás por dónde vamos.

Ingredientes:

  • 1 Taza de judía blanca hervida
  • ½ Cebolla
  • ½ Calabacín
  • 1 Taza de quinoa
  • Pimentón al gusto (picante o dulce)
  • Una pizca de sal
  • Ajo en polvo
  • Semillas de sésamo

Elaboración:

Podemos usar judías de buena calidad compradas en frasco de cristal ya hervidas, nos va a dar mucho juego tener este tipo de alimentos en casa siempre listos. En caso de que optemos por hervirlas nosotros, recordamos hacerlo con un par de hojas de laurel y un trocito de alga kombu, eso las hará más digestivas y evitará que nos den gases, por su poder carminativo.

Lavamos y hervimos la quinoa con 2 y ½ tazas de agua, tapada y a fuego lento, durante unos quince o veinte minutos. Dicen que la quinoa está lista cuando le sale “el alma”, que es una especie de arito como el de un santo. ¡¡cosas de pueblo!!

Picamos muy bien la cebolla y el calabacín y nos ponemos a montar. En un cuenco grande, vamos poniendo todos los ingredientes hasta conseguir una masa pastosita y densa. Las judías no las picamos, solo las chafamos con un tenedor para que den más consistencia a nuestras hamburguesas. El pimentón, le va a dar un saborcito que recuerda al de la carne. Cuando la masa esté lista, llevamos al frigorífico durante un par de horas.

Par montar las hamburguesas, primero nos mojaremos las manos, así evitamos que la masa se pegue. Después de dos horas en la nevera tendrá una mayor consistencia, lo que nos ayudará a formar bolas en nuestra palma, que luego vamos a aplastar. Rebozaremos con cuidado en semillas de sésamo y ponemos en una bandeja de horno sobre papel de hornear.

Cuando tengamos listas todas nuestras hamburguesas las metemos al horno durante unos 15 minutos por cada lado.

Podemos comerlas frías o calientes y lo ideal es acompañarlas de una buena ensalada.

Propiedades nutricionales:

La quinoa y las judías son los dos ingredientes estrella de este plato, ambos contienen proteína completa según los últimos estudios. Además, desde un punto de vista de la medicina tradicional china, las judías son un alimento que beneficia nuestros riñones. Son buena fuente de minerales, vitaminas y fibra y ¡¡ sin colesterol !!! La quinoa es un alimento súper completo, además de proteína tiene buena dosis de grasa saludable (omega 3 y omega 6) y es baja en carbohidratos, porque aunque se cocina como un cereal, en realidad es una semilla. Apta en dietas de control de peso y también en caso de diabetes por su bajo índice glucémico y su alto contenido en fibra. Para rematar, no contiene gluten, así que también es un alimento interesante para celiacos.

Colaboración para AGEM

Escrito por: Beba Villanueva
Especialidad: Asesora en alimentación natural y cocina terapéutica. Criterio Naturista.

Criterio Naturista:
Basado en la combinación de frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, especias y cereales, seleccionando los más adecuados por sus nutrientes y acción terapéutica.