Plato sencillo de elaborar. Prepárate unos chips como entrante para una comida entre amigos, prueba con diferentes texturas y sabores. El kale de esta receta te sorprenderá.

Ingredientes:

  • 7 u 8 hojas de kale
  • 1 tomate
  • ½ pimiento rojo
  • 1 ajo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de orégano

Elaboración:

Empezamos preparando las hojas de kale. En el centro tiene un nervio bastante duro, muy fibroso y conviene retirarlo. Troceamos las hojas con las manos y las reservamos en un cuenco grande.

Preparamos un macerado con el resto de ingredientes bien batidos. Lo vertemos sobre las hojas y masajeamos durante unos minutos con las manos.

En este momento tenemos dos opciones, la ideal sería deshidratar, pero soy consciente de que no todo el mundo tiene deshidratadora en casa. La alternativa es poner papel en una bandeja de horno y esparcir las hojas. Precalentamos el horno a 150º con ventilación y cuando metemos las hojas, bien separadas entre si, bajamos la temperatura a 120º. Estarán listas en una media hora, pero esto va a depender de tu horno. Es interesante ir moviéndolas para que se hagan todas por igual. Estarán listas cuando crujan en la boca como una patata frita.

Propiedades nutricionales:

En este plato, la primera y principal razón es el sabor. Estamos cocinando un plato rico, con una textura crujiente que sorprende y que gusta a todo el mundo. Ideal como aperitivo o para comer entre horas. Es verdad que podríamos hacerlo con cualquier hoja verde, pero utilizando la kale, tenemos además gran cantidad de vitaminas C, K y A, calcio, hierro y acción anticancerígena y desintoxicante.

Colaboración para AGEM

Escrito por: Beba Villanueva
Especialidad: Asesora en alimentación natural y cocina terapéutica. Criterio Naturista.

Criterio Naturista:
Basado en la combinación de frutas, verduras, hortalizas, frutos secos, especias y cereales, seleccionando los más adecuados por sus nutrientes y acción terapéutica.